Certificación de la American Translators Association

Hay una gran diferencia entre un miembro de la American Translators Association (ATA) y un traductor certificado por la ATA. Para ser miembro de la ATA, solamente hace falta pagar la membresía anual. La ATA no requiere ningún documento que demuestre que el miembro es traductor ni nada. En cambio, en el Ecuador solo hay dos (2) traductores certificados por la ATA para el par inglés a español (entre los cuales estoy yo). Para el par de idiomas de español a inglés, hay uno que todavía vive en el país.

Para ser traductor certificado por la American Translators Association, es necesario pasar un examen general y uno especializado, que se rinden de forma presencial. La Asociación de Traductores e Intérpretes del Ecuador, ATIEC – Ecuador organizó el examen en tres ocasiones. Normalmente no se pueden rendir estos exámenes fuera de los Estados Unidos.

Solamente alrededor del 20 % de los traductores que se presentan para el examen de la American Translators Association lo pasan. ¿Es necesario tener una certificación para conseguir trabajo? Para algunos trabajos los clientes prefieren que uno tenga la certificación. La certificación demuestra que uno tiene suficientes conocimientos del idioma fuente y que uno redacta bien en el idioma destino. También indica que el traductor desea continuar trabajando como tal y que no es algo que hace solo ocasionalmente, en vez de cualquier otro oficio o profesión.

La certificación sí demuestra que un traductor hace bien su trabajo. Pero no podría afirmar que si un traductor no ha pasado el examen, no es un buen traductor. En el momento de rendir el examen, hay tantos factores que pueden afectar el resultado.

En primer lugar, hasta ahora solo ha habido exámenes escritos, sin uso de computadora. Esto limita a muchos colegas, que consideran difícil escribir a mano o que tienen problemas incluso físicos que no les permite hacerlo.

En segundo lugar, como en cualquier examen, uno puede sentirse nervioso. Falta tiempo para redactar todo de la manera en que uno deseara hacerlo.

En tercer lugar, los textos fuente son complejos y llenos de “trucos”.  Es fácil saltarse una línea o una palabra. En el apuro, a veces uno no se percata de cosas obvias.

En cuarto lugar, es necesario practicar, tomarse el tiempo, usar diccionarios impresos, etc., para que el ambiente de práctica se asemeje al ambiente del día del examen.

Entiendo que en países como España y Argentina, en donde existe la posibilidad de estudiar para ser traductor jurado, no se vean las ventajas de tener una certificación de la American Translators Association.  En cambio para personas que no han podido acceder a cursos de traducción a nivel universitario, la certificación es una buena opción para demostrar sus conocimientos y destacarse, incluso en términos de mercadeo.

Se trata de una buena opción para “salir del montón” como siempre aconsejo a mis colegas del Ecuador.  También es algo en que se fijan los clientes internacionales sobre todo los de Estados Unidos, quienes saben que no es muy fácil conseguir tal certificación.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s