Lecciones aprendidas

El año pasado fue lleno de trabajo y proyectos interesantes.

Al gestionar un proyecto bastante grande, aprendí que si se distribuye un trabajo a varios traductores, se debe asignar un máximo de 2 mil palabras por persona por día.

También me di cuenta que siempre es necesario revisar aunque sea rápidamente.  O lo mejor es contratar a un editor/revisor independiente para mantener la calidad de todas las traducciones.

Hubiera preferido no aceptar trabajo de transcripción.  Es algo bastante laborioso y que toma más tiempo de lo que uno calcula inicialmente.

En este mundo cambiante, es necesario ser flexible y no siempre es posible acceder al trabajo que uno está acostumbrado.

Lo único de lo que los traductores podemos estar seguros es que todo cambia y nada permanece igual.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s