Gestión de proyectos de traducción

Si bien hay una infinidad de blogs sobre este tema, me pareció pertinente destacar los principales pasos en la gestión de proyectos de traducción.

Los pasos principales serían:

  1. Realizar la conversión de los documentos PDF a formato de Microsoft Word, en caso de ser necesaria.
  2. Mediante alguna herramienta CAT (TAO), determinar la cantidad de palabras, repeticiones y coincidencias parciales de los documentos fuente.  También se pueden utilizar herramientas como PractiCount y AnyCount.
  3. Establecer un rango de precios para coincidencias parciales, no coincidencias y repeticiones.
  4. Seleccionar a los traductores que realizarán las traducciones con base en su experiencia y principalmente si se puede confiar en que efectuarán un buen trabajo y lo entregarán a tiempo. Este es el paso más importante de todo el proceso.
  5. Enviar los documentos fuente a los traductores que participarán en el proyecto. Especificar claramente la fecha de entrega y detalles adicionales.
  6. Difundir glosarios basados en las preferencias de los clientes o en documentos previos.
  7. Distribuir la memoria de traducción a los traductores participantes, en caso de que existan traducciones previas sobre el mismo tema y para el mismo cliente.
  8. Decidir si se deberá contratar a revisores o editores para el trabajo.
  9. Recibir las traducciones y revisarlas o enviarlas a los revisores.
  10. Enviar el trabajo completo al cliente final.

Cada gerente de proyecto deberá decidir si hace falta un acuerdo de confidencialidad para los trabajos. Además dependiendo de la localización de los traductores y de temas tributarios, se podrán solicitar facturas a cada traductor.  Se recomienda contratar a un contador para que le asesore sobre temas contables y de impuestos.

En algunos países, hace falta cumplir con una serie de requisitos para establecer una agencia de traducción de forma legal.  Este tema no será tratado en este blog.  Además, en algunos casos, no hace falta tener una agencia, simplemente se puede distribuir el trabajo, después de contar con la aprobación del cliente final.

Es necesario que el gerente de proyectos determine las tarifas que puede pagar para los distintos trabajos ya sea de traducción, revisión, maquetación (desktop publishing), conversión de formatos y archivos, etc.  Siempre se recomienda que exista un saldo o un porcentaje del valor cobrado que corresponde al “salario” del gerente.

 

Traducciones certificadas en el Ecuador

En otros países como Argentina, existe el concepto de “traductor jurado” que es alguien que ha estudiado la carrera de traducción, en alguna de las universidades. Por ejemplo, en el Colegio de Traductores Públicos de Buenos Aires, CTPBA, los miembros son traductores que se han graduado de la Facultad de Derecho. (Información adicional: Carrera de Traductor Público de la Universidad de Buenos Aires)

En el Ecuador, hay pocos traductores certificados, principalmente los que hemos obtenido la Certificación de la American Translators Association.

Para que una traducción sea válida para cualquier proceso legal o académico, se debe realizar el trámite de reconocimiento de firma. De esta manera, la traducción es “certificada”.

Pasos:

  1. El traductor coloca un texto al final de la traducción que indique que es una traducción y la firma.
  2. Cualquier Notario Público del país “reconoce la firma”, es decir incluye un texto que indica que ha comparado la firma del documento con aquella que consta en la cédula de identidad o pasaporte del traductor.

Ejemplo de texto incluido por el traductor:

“Por medio del presente, certifico que está es una traducción fiel al español del documento original en inglés presentado ante mí, según mi leal saber y entender.  Además certifico que conozco los idiomas inglés y español.”

Después de este texto irán la firma y sello del traductor, además de sus datos (cédula de identidad o número de pasaporte, dirección, teléfono, página web).  El sello podrá ser el otorgado por la Asociación de Traductores e Intérpretes del Ecuador, que tiene un número y fecha de caducidad.

Este trámite es suficiente para cualquier proceso legal, como por ejemplo si una persona se ha casado en el extranjero y necesita que se reconozca tal matrimonio en el Ecuador.  También tal proceso es el requerido para el reconocimiento de títulos académicos ante el SENESCYT o en programas de postgrado.  Estos son solo ejemplos.  A veces se necesita la apostilla.

 

 

Quanto cobrar por uma tradução?

Nosso colega Jorge Rodrigues, moderador do grupo “Tradutores, Intérpretes e Curiosos”, publicou no grupo esta beleza de texto. Muito realista e tão perto da perfeição quanto possível. Parabéns a ele.

_________________________________________________

[Quanto cobrar por uma tradução?]
Preparei este texto para os alunos do sexto semestre do curso de Tradução e Interpretação da UNISANTOS.
Aí pensei que poderia ser útil para alguém mais e decidi publicar aqui.
===================================================
Quanto cobrar por uma tradução?
A conversa de ontem sobre preços de tradução me deu a ideia de escrever algo sobre o assunto.
Desculpem-me pelo textão, mas a conversa é longa. 
Quando alguém pergunta (em geral, iniciantes) nos grupos de tradução do Facebook quanto cobrar por uma tradução, quase sempre aparece quem sugira cobrar pela tabela de preços orientativos do SINTRA (Sindicato Nacional dos Tradutores), que está aqui:

http://www.sintra.org.br/site/?p=c&pag=precos

Só que essa resposta, na prática, é a melhor maneira de não responder o que de fato interessa. Pior: pode atrapalhar quem está começando.
Vou tratar aqui das traduções técnicas ou comerciais não juramentadas, que são as que conheço melhor. Tradução literária é outro mundo, outra forma de trabalhar, outro sistema de mensurar e cobrar pelo nosso trabalho. Então não vou me meter nisso.
Os valores sugeridos na tabela do SINTRA são R$ 0,38 por palavra de texto original para traduções (idioma estrangeiro-português) e R$ 0,45 para versões (português-idioma estrangeiro). Para traduções de um idioma estrangeiro a outro idioma estrangeiro (dupla versão) o preço sugerido é R$ 0,50 por palavra de texto original.
Mas, porém, contudo, todavia, no entanto…
Esses valores são o máximo que o mercado comporta e incluem todo o processo tradutório (pesquisa terminológica, tradução, revisão e leitura de prova) e, no mundo real, só agências conseguem cobrá-los de clientes finais, pelo menos no Brasil.
Pouquíssimos tradutores conseguem trabalhar nesse nível de preços no mercado interno, e mesmo assim após anos de prática, especialização e prospecção e filtragem de clientes, e ainda assim apenas com clientes diretos.
No mercado brasileiro, no caso de tradutores que trabalham para agências de tradução, a realidade é outra.
Os valores praticados na prática (sic) variam de R$ 0,03 a R$ 0,12 por palavra, tanto para tradução quanto para versão.
Minha opinião: acho qualquer valor abaixo de R$ 0,06 por palavra indecente demais até para pensar em aceitar. Iniciantes talentosos e bem formados podem conseguir de R$ 0,06 a 0,08. Tradutores mais experientes, de R$ 0,09 a R$ 0,12 por palavra.
Não conheço agências no Brasil que paguem mais de R$ 0,12 por palavra. Se existem, quem trabalha com elas não divulga os nomes nem sob tortura, para não pôr o próprio ganha-pão em risco.
Essa é a realidade brasileira.
Mas, porém, contudo, todavia, no entanto… (que falta de criatividade e originalidade…).
No mercado internacional as coisas são BEM diferentes e as perspectivas são MUITO melhores.
As agências de tradução “bottomfeeders” (sanguessugas), que são basicamente as agências asiáticas e europeias de baixo custo, pagam cerca de US$ 0,05 por palavra.
Ora, pelo câmbio de hoje (US$ 1,00 = R$ 3,20) é fácil perceber que as piores agências internacionais para se trabalhar pagam bem mais do que as melhores agências brasileiras. E esses valores são o mínimo do mínimo do mínimo que dá para conseguir lá fora.
Mas pode-se ganhar bem mais.
Tradutores iniciantes (até dois anos de experiência) e juniores (de três a cinco anos de experiência) conseguem ganhar em torno de US$ 0,06 a US$ 0,08 por palavra.
Tradutores plenos (de seis a oito anos de experiência) chegam à faixa de US$ 0,09 a US$ 0,12 por palavra.
Tradutores sêniores (acima de nove anos de experiência) e especialistas podem conseguir chegar a US$ 0,15 ou até US$ 0,20 por palavra em certos nichos prime (tradução de marketing e transcriação, por exemplo).
Logo, quem quiser ganhar dinheiro de verdade com tradução deve visar ao mercado externo. O mercado brasileiro, para traduções não juramentadas, já deu o que tinha que dar.
Falando em traduções juramentadas, uma última observação: a crença de que só os tradutores juramentados conseguem viver de tradução é falsa. Vivo de tradução (e relativamente bem, até) desde 1992 e só passei no concurso público para tradutor juramentado em 2013.
Espero que esses comentários os ajudem a enfrentar o mundo real tradutório com mais segurança e confiança.

Algunas ventajas del Swordfish

Las herramientas CAT facilitan el trabajo cuando hay una gran cantidad de frases repetidas o coincidencias parciales. Se recomiendan para traductores de temas legales y técnicos.  No veo su utilidad para traductores de novelas, poesía, artículos de prensa, etc., donde casi no hay repeticiones.

Sirven además para lograr una mayor uniformidad de la terminología, al aplicar la búsqueda de contexto o concordancia.

En los últimos años, he usado principalmente dos herramientas CAT: SDL Trados Studio y Swordfish III.  Actualmente casi solo uso Trados, por su mayor velocidad y la opción de autotext, que completa las palabras usadas más frecuentemente.

Una de las ventajas del Trados es que es un producto con muchos años de existencia en el mercado, lo cual lo hace más estable.  Debo admitir que la versión 2007 tenía muchos problemas, como que a veces no se convertía el archivo a su formato original.

La gran mayoría de agencias solicita que se use Trados, y casi siempre SDL Trados Studio 2015.  La versión 2011 es compatible con la última de Trados. Algunas agencias no solicitan ningún tipo de herramienta mientras que otras requieren utilizar herramientas CAT en línea, que tienen pocas opciones y a veces son algo lentas.

En cambio, Swordfish es más fácil de aprender, porque tiene menos opciones y es menos costoso en relación con otras herramientas CAT.

Recomiendo Swordfish para traductores con poca experiencia que recién están incursionando en el mundo de las herramientas CAT.

Me sorprendió que ahora Maxprograms solo venda la versión de Swordfish de 64 bits, lo que significa que para instalarlo es necesario tener una computadora muy nueva.

Una enorme ventaja de Swordfish es que se puede usar en ambientes OS X o Mac.

Si desean información adicional de Swordfish, visiten el sitio web de la empresa Maxprograms.

 

Herramientas de conversión de PDF

Actualmente utilizo dos herramientas de reconocimiento de caracteres (OCR): Nitro Pro 10 y Abbyy FineReader.   Lo que hacen es convertir archivos PDF en Word, Excel o PowerPoint.

Las pueden conseguir al hacer clic en Nitro Pro 10 y Abbyy FineReader

Precios:

Nitro Pro 10 para un usuario cuesta actualmente USD 159,99 y Abbyy FineReader cuesta USD 69. Estos son los precios publicados en la página web de cada uno, en agosto de 2016.

Funcionalidad:

Este software sirve para convertir un archivo PDF generado por Acrobat a texto fácilmente editable. Con frecuencia, los clientes escanean los documentos para enviarlos a traductores y los escaneadores actuales generan archivos en formato PDF.

En esta página se detallan algunas funciones y características de Nitro Pro.

La funcionalidad principal de conversión de Abbyy FineReader se describe aquí.

Comparación:

Nitro Pro 10 maneja imágenes mucho mejor que otros software similares. Lo recomiendo cuando hay una imagen detrás de letras.  La conversión de tablas y todo tipo de cuadros es superior.  Los cuadros quedan con los títulos en otros colores.  Incluso me ha ido muy bien con cuadros en orientación horizontal o vertical con respecto al texto.  Los gráficos estadísticos se convierten tan bien en caso de que ustedes requieran editar sus títulos o texto en el eje de las X.

Nitro Pro no convierte muy bien los textos que están en fondos grises.  A veces crea una especie de sombra detrás de cada párrafo, que posiblemente haga falta quitar manualmente, porque no se ve muy bien.

Abby FineReader se destaca especialmente por su conversión de texto, sea en varios idiomas o incluso con carácteres chinos o coreanos. Es el que uso y recomiendo si los archivos tienen solo texto.  El tipo de fuente se asemejará lo más cercanamente al texto del PDF.  En cambio, este software no produce buenos resultados en cuadros y gráficos.  A veces inserta cajas de texto de tamaño fijo en vez de copiar el título de la columna.  Cuando intentamos modificar el texto, esto se dificulta si hay más letras en el idioma destino, como sucede con el español.

Cuando son cuadros e imágenes sencillos, Abby funciona muy bien.

Manejo de idiomas

Nitro Pro permite seleccionar entre 10 idiomas para el proceso de reconocimiento de texto (OCR). Los resultados para inglés y español son muy buenos.  Son los que más he escogido para mis trabajos.

Abbyy FineReader en cambio le permite al usuario usar más de 50 idiomas, incluso combinados. Distingue entre portugués de Portugal y de Brasil, entre otros ejemplos. Esto significa que se pueden escoger regiones.  Para mí, la opción de escoger idiomas asiáticos es destacable, ya que nos llegan muchos documentos en estos idiomas, relacionados con temas de importación de productos y control de calidad.

Curso de Swordfish

FECHAS: 4 AL 18 DE AGOSTO, 2016  (3 SESIONES), de 7:00 PM A 8:30 PM

PROFESORA: ING. PATRICIA FIERRO CARRIÓN – traductora, profesora e ingeniera de sistemas. Más de 15 años de experiencia en el uso de Trados y más de 10 en Swordfish.

FORMATO: Clases en línea por medio de WebEx

PRECIOS:

Miembros de Atiec: USD 50 + IVA

No miembros de Atiec: USD 140 + IVA

Descuentos para tercera edad, discapacitados y estudiantes con carné: 50 %

Cantidad mínima de estudiantes para abrir el curso: 4 (cuatro)

Se grabarán todas las clases, para que las escuchen las personas que no puedan asistir el mismo día.

Swordfish es una herramienta de traducción asistida.  Lo que hace es crear una base de datos con las traducciones del traductor. No es traducción automática. Es similar a Trados y Wordfast, pero más económica, con menos opciones y más fácil de aprender.  Ventaja: funciona en Mac.

Motivos para usarlo y aprenderlo: Permite aprovechar las traducciones ya realizadas por medio de coincidencias parciales. Ayuda a mantener la uniformidad de la terminología.  Acelera el trabajo. Las herramientas CAT son requeridas por algunos clientes sobre todo internacionales.

Requisitos básicos para seguir el curso: 

– Tener una PC o MAC con Swordfish instalado

– Conocer bien cómo funciona Word

Licencia demo válida por 30 días con la funcionalidad completa

Descargar de: http://www.maxprograms.com/downloads/

Información adicional: info01@atiec.org

Certificación de la American Translators Association

Hay una gran diferencia entre un miembro de la American Translators Association (ATA) y un traductor certificado por la ATA. Para ser miembro de la ATA, solamente hace falta pagar la membresía anual. La ATA no requiere ningún documento que demuestre que el miembro es traductor ni nada. En cambio, en el Ecuador solo hay dos (2) traductores certificados por la ATA para el par inglés a español (entre los cuales estoy yo). Para el par de idiomas de español a inglés, hay uno que todavía vive en el país.

Para ser traductor certificado por la American Translators Association, es necesario pasar un examen general y uno especializado, que se rinden de forma presencial. La Asociación de Traductores e Intérpretes del Ecuador, ATIEC – Ecuador organizó el examen en tres ocasiones. Normalmente no se pueden rendir estos exámenes fuera de los Estados Unidos.

Solamente alrededor del 20 % de los traductores que se presentan para el examen de la American Translators Association lo pasan. ¿Es necesario tener una certificación para conseguir trabajo? Para algunos trabajos los clientes prefieren que uno tenga la certificación. La certificación demuestra que uno tiene suficientes conocimientos del idioma fuente y que uno redacta bien en el idioma destino. También indica que el traductor desea continuar trabajando como tal y que no es algo que hace solo ocasionalmente, en vez de cualquier otro oficio o profesión.

La certificación sí demuestra que un traductor hace bien su trabajo. Pero no podría afirmar que si un traductor no ha pasado el examen, no es un buen traductor. En el momento de rendir el examen, hay tantos factores que pueden afectar el resultado.

En primer lugar, hasta ahora solo ha habido exámenes escritos, sin uso de computadora. Esto limita a muchos colegas, que consideran difícil escribir a mano o que tienen problemas incluso físicos que no les permite hacerlo.

En segundo lugar, como en cualquier examen, uno puede sentirse nervioso. Falta tiempo para redactar todo de la manera en que uno deseara hacerlo.

En tercer lugar, los textos fuente son complejos y llenos de “trucos”.  Es fácil saltarse una línea o una palabra. En el apuro, a veces uno no se percata de cosas obvias.

En cuarto lugar, es necesario practicar, tomarse el tiempo, usar diccionarios impresos, etc., para que el ambiente de práctica se asemeje al ambiente del día del examen.

Entiendo que en países como España y Argentina, en donde existe la posibilidad de estudiar para ser traductor jurado, no se vean las ventajas de tener una certificación de la American Translators Association.  En cambio para personas que no han podido acceder a cursos de traducción a nivel universitario, la certificación es una buena opción para demostrar sus conocimientos y destacarse, incluso en términos de mercadeo.

Se trata de una buena opción para “salir del montón” como siempre aconsejo a mis colegas del Ecuador.  También es algo en que se fijan los clientes internacionales sobre todo los de Estados Unidos, quienes saben que no es muy fácil conseguir tal certificación.