Translation

Costo de transcripciones en el Ecuador

La transcripción es convertir un audio o un video en caracteres escritos. Con frecuencia, es el primer paso antes de traducir un texto.

En el Ecuador, recomiendo cobrar entre USD 3 y USD 5 por minuto.  El rango viene dado por la cantidad de personas que hablan en el audio y también se acostumbra cobrar más en caso de que la calidad del audio esté algo deficiente o se escuche mucho ruido en el fondo.

Se debe tomar en cuenta que una persona se demora de 3 a 5 minutos para transcribir un minuto de audio.  En trabajos que he realizado, a veces, me ha tocado escuchar hasta 8 veces el mismo tramo del audio. Recuerdo que en una ocasión el bebé de quien hablaba golpeaba el micrófono con algo y prácticamente no se oía nada.

Es preferible evitar tener que escribir “audio incomprensible” (entre corchetes). Se debe intentar transcribir el audio aunque falten algunas palabras.

El trabajo de transcripción es distinto al de traducción y se debe cobrar por separado.  Como dijimos, el promedio del mercado es entre USD 3 y USD 5 por minuto.   A parte de este, se cobraría los 8 a 15 centavos por palabra de la traducción.

Considero que no es posible traducir directamente desde el audio y esto puede producir errores.

Servicios de traducción de inglés, español y portugués

Translation

Lecciones aprendidas

En el año pasado, participé en muchos proyectos interesantes y de una gran gama de temas, desde certificados de notas hasta minería, desde criptomonedas a mercadeo.

Al gestionar un proyecto bastante grande, aprendí que si se distribuye un trabajo a varios traductores, se debe asignar un máximo de 2 mil palabras por persona por día.

También me di cuenta que siempre es necesario revisar aunque sea rápidamente.  O lo mejor es contratar a un editor/revisor independiente para mantener la calidad de todas las traducciones.

Hubiera preferido no aceptar trabajo de transcripción.  Es algo bastante laborioso y que toma más tiempo de lo que uno calcula inicialmente.

En este mundo cambiante, es necesario ser flexible y no siempre es posible acceder al trabajo que uno está acostumbrado.  Por eso, ahora los traductores debemos comenzar a revisar lo que es la postedición de traducción automática (MTPE como se denomina por sus siglas en inglés).

Lo único de lo que los traductores podemos estar seguros es que todo cambia y nada permanece igual.

Translation

Soneto de separação – Vinicius de Moraes

De repente do riso fez-se o pranto
Silencioso e branco como a bruma
E das bocas unidas fez-se a espuma
E das mãos espalmadas fez-se o espanto.

De repente da calma fez-se o vento
Que dos olhos desfez a última chama
E da paixão fez-se o pressentimento
E do momento imóvel fez-se o drama.

De repente, não mais que de repente
Fez-se de triste o que se fez amante
E de sozinho o que se fez contente.

Fez-se do amigo próximo o distante
Fez-se da vida uma aventura errante
De repente, não mais que de repente.

http://www.viniciusdemoraes.com.br/pt-br/poesia/poesias-avulsas/soneto-de-separacao

 

Translation

Árbol adentro – Octavio Paz

Creció en mi frente un árbol.
Creció hacia dentro.
Sus raíces son venas,
nervios sus ramas,
sus confusos follajes pensamientos.
Tus miradas lo encienden
y sus frutos de sombras
son naranjas de sangre,
son granadas de lumbre.
Amanece
en la noche del cuerpo.
Allá adentro, en mi frente,
el árbol habla.
Acércate, ¿lo oyes?

https://miralibro.files.wordpress.com/2017/04/ppll16_17_octavio_paz_27.pdf

 

A tree grew within my head.
A tree grew in.
Its roots are veins,
Its branches nerves,
Thoughts its tangled foliage.
Your glance sets it on fire,
And its fruits of shade
Are blood oranges
And pomegranates of the flame.
Day breaks
In the body’s night.
There, within, inside my head,
The tree speaks,
Come closer – can you hear it?

http://www.angelfire.com/on/flykites/Poems.html

Translation

Los fragmentos de la noche – José Lezama Lima

Los fragmentos de la noche

José Lezama Lima


Cómo aislar los fragmentos de la noche
para apretar algo con las manos,
como la liebre penetra en su oscuridad
separando dos estrellas
apoyadas en el brillo de la yerba húmeda.
La noche respira en una intocable humedad,
no en el centro de la esfera que vuela,
y todo lo va uniendo, esquinas o fragmentos,
hasta formar el irrompible tejido de la noche,
sutil y completo como los dedos unidos
que apenas dejan pasar el agua,
como un cestillo mágico
que nada vacío dentro del río.
Yo quería separar mis manos de la noche,
pero se oía una gran sonoridad que no se oía,
como si todo mi cuerpo cayera sobre una serafina
silenciosa en la esquina del templo.
La noche era un reloj no para el tiempo
sino para la luz,
era un pulpo que era una piedra,
era una tela como una pizarra llena de ojos.
Yo quería rescatar la noche
aislando sus fragmentos,
que nada sabían de un cuerpo,
de una tuba de órgano
sino la sustancia que vuela
desconociendo los pestañeos de la luz.
Quería rescatar la respiración
y se alzaba en su soledad y esplendor,
hasta formar el neuma universal
anterior a la aparición del hombre.
La suma respirante
que forma los grandes continentes
de la aurora que sonríe
con zancos infantiles.
Yo quería rescatar los fragmentos de la noche
y formaba una sustancia universal,
comencé entonces a sumergir
los dedos y los ojos en la noche,
le soltaba todas las amarras a la barcaza.
Era un combate sin término,
entre lo que yo le quería quitar a la noche
y lo que la noche me regalaba.
El sueño, con contornos de diamante,
detenía a la liebre
con orejas de trébol.
Momentáneamente tuve que abandonar la casa
para darle paso a la noche.
Qué brusquedad rompió esa continuidad,
entre la noche trazando el techo,
sosteniéndolo como entre dos nubes
que flotaban en la oscuridad sumergida.
En el comienzo que no anota los nombres,
la llegada de lo diferenciado con campanillas
de acero, con ojos
para la profundidad de las aguas
donde la noche reposaba.
Como en un incendio,
yo quería sacar los recuerdos de la noche,
el tintineo hacia dentro del golpe mate,
como cuando con la palma de la mano
golpeamos la masa de pan.
El sueño volvió a detener a la liebre
que arañaba mis brazos
con palillos de aguarrás.
Riéndose, repartía por mi rostro
grandes cicatrices.

http://ciudadseva.com/texto/los-fragmentos-de-la-noche/

 

Translation

Y después – Federico García Lorca

http://www.cancioneros.com/nc/12208/0/y-despues-federico-garcia-lorca-marta-gomez

Y después 
Los laberintos
que crea el tiempo
se desvanecen.

(Solo queda
el desierto.)

El corazón,
fuente del deseo,
se desvanece.

(Solo queda
el desierto.)

La ilusión de la aurora
y los besos,
se desvanecen.

Solo queda
el desierto.

Un ondulado
desierto.
Only the Desert Remains (And Then)

The labyrinths
that time creates
vanish.

(Only the desert
remains.)

The heart,
fountain of desire,
vanishes.

(Only the desert
remains.)

The illusion of dawn
and kisses
vanish.

Only the desert
remains.
Undulating
desert.

Translated by Cola Franzen

 

http://louisandriessen.blogspot.com/2011/12/y-despues-video.html

Translation

Residencia en la tierra – Pablo Neruda

http://www.cervantesvirtual.com/descargaPdf/residencia-en-la-tierra–0/

Walking around
Sucede que me canso de ser hombre.
Sucede que entro en las sastrerías y en los cines
marchito, impenetrable, como un cisne de fieltro
navegando en un agua de origen y ceniza.
El olor de las peluquerías me hace llorar a gritos.                                 5
Sólo quiero un descanso de piedras o de lana,
sólo quiero no ver establecimientos ni jardines,
ni mercaderías, ni anteojos, ni ascensores.
Sucede que me canso de mis pies y mis uñas
y mi pelo y mi sombra.                                                                                  10
Sucede que me canso de ser hombre.
Sin embargo sería delicioso
asustar a un notario con un lirio cortado
o dar muerte a una monja con un golpe de oreja.
Sería bello                                                                                                        15
ir por las calles con un cuchillo verde
y dando gritos hasta morir de frío.
No quiero seguir siendo raíz en las tinieblas,
vacilante, extendido, tiritando de sueño,
hacia abajo, en las tripas mojadas de la tierra,                                       20
absorbiendo y pensando, comiendo cada día.
No quiero para mí tantas desgracias.
No quiero continuar de raíz y de tumba,
de subterráneo solo, de bodega con muertos,
aterido, muriéndome de pena.                                                                  25
Por eso el día lunes arde como el petróleo
cuando me ve llegar con mi cara de cárcel,
y aúlla en su transcurso como una rueda herida,
y da pasos de sangre caliente hacia la noche.
Y me empuja a ciertos rincones, a ciertas casas húmedas,                  30
a hospitales donde los huesos salen por la ventana,
a ciertas zapaterías con olor a vinagre,
a calles espantosas como grietas.
Hay pájaros de color azufre y horribles intestinos
colgando de las puertas de las casas que odio,                                       35
hay dentaduras olvidadas en una cafetera,
hay espejos
que debieran haber llorado de vergüenza y espanto,
hay paraguas en todas partes, y venenos, y ombligos.
Yo paseo con calma, con ojos, con zapatos,                                               40
con furia, con olvido,
paso, cruzo oficinas y tiendas de ortopedia,
y patios donde hay ropas colgadas de un alambre:
calzoncillos, toallas y camisas que lloran
lentas lágrimas sucias.

Translation into English

Translated by A. S. Kline © Copyright 2000 All Rights Reserved

http://poetsofmodernity.xyz/POMBR/Spanish/Neruda.htm#anchor_Toc12957968

Walking Around

From: ‘Residencia en la tierra II’

It so happens I’m tired of being a man.

It so happens I enter clothes shops and movie-houses,

withered, impenetrable, like a swan made of felt

sailing the water of ashes and origins.

The smell of a hairdresser’s has me crying and wailing.

I only want release from being stone or wool.

I only want not to see gardens and businesses,

merchandise, spectacles, lifts.

It so happens I’m tired of my feet and toenails,

my hair and my shadow.

It so happens I’m tired of being a man.

Still it would be a pleasure

to scare a lawyer with a severed lily

or deal death to a nun with a poke in the ear.

It would be good

to go through the streets with an emerald knife

and shout out till I died of cold.

I don’t want to go on being just a root in the shadows,

vacillating, extended, shivering with dream,

down in the damp bowels of earth,

absorbing it, thinking it, eating it every day.

I don’t want to be so much misfortune,

I don’t want to go on as a root or a tomb,

a subterranean tunnel, just a cellar of death,

frozen, dying in pain.

This is why, Monday, the day, is burning like petrol,

when it sees me arrive with my prison features,

and it screeches going by like a scorched tire

and its footsteps tread hot with blood towards night.

And it drives me to certain street corners, certain damp houses,

towards hospitals where skeletons leap from the window,

to certain cobbler’s shops stinking of vinegar,

to alleyways awful as abysses.

There are sulphur-coloured birds and repulsive intestines,

hanging from doorways of houses I hate,

there are lost dentures in coffee pots

there are mirrors

that ought to have cried out from horror and shame,

there are umbrellas everywhere, poisons and navels.

I pass by calmly, with eyes and shoes,

with anger, oblivion,

pass by, cross through offices, orthopaedic stores,

and yards where clothes hang down from wires:

underpants, towels, and shirts, that cry

slow guilty tears.